La fibra de carbono revoluciona la ortopedia

En los veinte años se han producido grandes avances con nuevos materiales y técnicas que mejoran la calidad de vida de quienes emplean prótesis y órtesis.

Cada vez son más los avances que se realizan en el sector de la ortopedia. De esta forma, se están adaptando las órtesis con materiales y diseños nuevos, así como en dimensiones que facilitan su uso en todos los ámbitos”, explica MarucciRuzza, especialista en Medicina del Deporte, y añade, “en el mundo de la ortopedia hay mucha investigación, con nuevos materiales que están permitiendo hacer cosas que antes no eran posibles y sobre todo con un boom en la personalización en ortopedia de alto rendimiento”.

Existen numerosos productos que se pueden emplear, clasificados según la zona anatómica o su función. “Las principales utilidades de un producto ortopédico son las de tratamiento, cuando hay una lesión establecida, y también prevenir lesiones, cuando existen condiciones predisponentes, bien sea por características anatómicas, de exposición a factores externos u otras”, comenta Ruzza. Según su experiencia, señala que, “al conocer los factores de riesgo que condicionan un determinado deporte o actividad física, es necesario plantearse el uso de alguno de estos productos ortopédicos. Sin embargo, antes siempre hay que buscar asesoramiento y que la indicación específica sea hecha por un especialista”.

Uno de los campos en los que se han producido los avances más significativos es el de los materiales empleados en la construcción de toda la ortopedia. “Tradicionalmente, utilizábamos materiales más pesados, como el plástico termoestable. Ahora, estamos empleando nuevos materiales, con la misma funcionalidad, pero con mucho menos peso, algo que resulta fundamental”, asegura David Roca, experto en Ortopedia.

Sin duda, la gran estrella en estos nuevos materiales es la fibra de carbono, cuya irrupción ha supuesto una verdadera revolución que ha servido para mejorar la funcionalidad de los productos y de la calidad de vida del usuario. “Por ejemplo, los encajes que se usaban en las prótesis de una pierna eran muy pesados y esto impedía una actividad física más elevada. Esto se traducía, finalmente, en un empeoramiento de la salud en general, ya que las personas no se movían tanto por estas dificultades. Sobre todo, esto sucedía con las prótesis femorales”, confirma Roca.

La impresión 3D ha permitido avanzar en el camino de la personalización de la ortopedia y hacer mejor
lo que ya se hacía antes

En un aparato ortopédico es muy importante que sea ligero, pero no lo es menos que sea resistente. Estos nuevos materiales ofrecen una gran ventaja en el primer apartado y logran que su perdurabilidad no acabe siendo un problema, detalla el farmacéutico. “En general, funcionan bien, pero depende también de cómo se trabaje. Pero sí, son casi iguales a los materiales más tradicionales, aunque con alguna diferencia, pues las prótesis de termoplástico también pueden romperse. En definitiva, hay que saber utilizar estos nuevos materiales para sacarles el máximo partido”.

El uso de estas materias primas se ha hecho ahora accesible para el público general, pero hace ya muchos años que están siendo utilizados por deportistas de élite. “El deporte de alta competición es como la Fórmula 1 y a todas las marcas les interesa estar. También es cierto que en el día a día no harán falta prótesis de alta resistencia como la que necesita un deportista profesional, aunque sea alguien que hace deporte amateur. Pero es cierto que, si algo es capaz de ayudar en un mundo tan competitivo como este, luego estas ayudas en entornos no tan exigentes se notan mucho. No todo lo que se ve en la alta competición es trasladable a la vida cotidiana, pero marca tendencias”,

Aplicación de nuevas tecnologías

La otra línea en la que se ha estado trabajando para mejorar y desarrollar la nueva ortopedia es en el uso de la tecnología, sobre todo en la aplicación de la impresión en 3D, que aprovecha también el desarrollo de estos nuevos materiales. “Todo esto nos ha permitido avanzar mucho en el camino de la personalización de la ortopedia y en poder adaptarnos lo mejor posible a las características de cada uno de nuestros pacientes. No es lo mismo las necesidades que puede tener una persona mayor de 90 años, que tendrá una movilidad baja, que alguien más joven”.

Esta especialización en la ortopedia es, sin duda, la gran meta que hay que perseguir en este campo. “Cada cuerpo es distinto y el uso de la impresión en 3D nos permite hacer mejor lo que ya veníamos haciendo desde años atrás con otras técnicas, como la escayola. Ahora, todo eso se hace con un escáner y esto ha simplificado este trabajo”.

Esto no quiere decir que las nuevas prótesis y órtesis no necesiten, igualmente, un proceso de adaptación, que sigue siendo clave. “Sigue haciendo falta tiempo para adaptar el producto y hacerlo perfecto. Y hay que entender que toda esta tecnología sigue siendo todavía cara. Pero es que cualquier producto, hasta el más sencillo, como puede ser un bastón, necesita de esta adaptación. Pese a utilizar estos nuevos instrumentales, este ajuste fino lo tienes que seguir haciendo y dedicarle su tiempo para que el ajuste sea optimo”.

El uso de las prótesis está en general muy controlado. Nadie utilizará una prótesis que no necesita y, generalmente, antes de decidirse por una estará bien asesorado por profesionales. 

¿Cuál es el camino que seguirá la ortopedia en el futuro? Parece que la biónica permitirá ayudar a pacientes que hasta ahora tienen muy pocas opciones, como los lesionados medulares. De hecho, se están desarrollando nuevas prótesis mioeléctricas de última generación, que cuentan con capacidad sensorial y que aprovechan el concepto de que siempre que un músculo en el cuerpo se contrae o se flexiona, se produce una pequeña señal eléctrica, creada por la interacción química en el cuerpo. Asimismo, utilizan unos sensores que entran en contacto con la piel para registrar la señal eléctrica, procesarla a través de un controlador que conmuta los motores de la mano, la muñeca o el codo y se produce el movimiento. Sin embargo, tienen un pero. “Por el momento, todo esto aún no está disponible para todo el mundo. Sin embargo, poco a poco se irán haciendo más accesibles”.

La venta on line no tiene cabida

La otra cara de la moneda en cuanto a innovación, donde no se avanzará mucho, es en el campo del comercio electrónico de estos productos. “Algunas cosas sí que es posible comprarlas por internet, un scooter por ejemplo. Pero son cosas que cubren necesidades muy sencillas. Los pacientes con más necesidades tendrán que acudir a centros especializados y buscar asesoramiento” y Baja California se está convirtiendo en un centro especializado tanto en ortopedistas certificados como industria especializada en este campo.

Be the first to comment on "La fibra de carbono revoluciona la ortopedia"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*