PERÚ AVANZA EN SU INCORPORACIÓN EN LAS CADENAS DE COMERCIO GLOBAL

Luis Miguel Castilla, Embajador de Perú en EE.UU.

Durante una reunión enfocada en resaltar los logros de América Latina en materia de desarrollo económico, el embajador de Perú en EE.UU., Luis Miguel Castilla, compartió información de interés y estadística, buscando concientizar a los presentes sobre la situación de la región como catalizadora de crecimiento económico, así como las evidentes ventajas de la Alianza del Pacífico: “puente a una economía sustentable y en constante mejora”.

En los últimos 10 años Perú ha duplicado su PIB, triplicado las exportaciones y reducido la pobreza de 60% a menos del 20%. “En parte, este resultado se debe a la independencia que existe entre los cambios de gobierno y la gestión económica”, explicó. Esto ha dejado a Perú con una deuda baja (equivalente al 3% del PIB), así como con una economía abierta, en términos de los flujos comerciales y de capital que es impulsado por la inversión privada. “Somos un país que cree en el sector privado como motor de crecimiento”, dijo Castilla.

Como parte de la Alianza del Pacífico, que también incluye a Chile, Colombia y México, Perú tiene la ventaja de una economía libre, que ve un flujo constante de fuerza laboral y productos, situación que pone a la tierra natal del embajador Castilla en el mapa de comercio global y le vuelve un sano competidor. “Ver los bloques emergentes como oportunidad de crecimiento, en vez de amenaza, puede ser la clave a una economía global próspera”, comentó.

El gobierno peruano, dijo, busca dialogar de manera asertiva con el de EE.UU., ya que la reciente concientización (reflejada en una serie de reformas altamente benéficas) por la que ha pasado, no hace más que empujar a la nación emergente hacia una buena relación mercantil con la segunda potencia económica del mundo.

El embajador Castilla compartió que se ha vuelto una ventaja el poder abrir nuevos canales de comercio, así como incluir al Perú a las diversas cadenas de suministro globales. “Pocos países han sido capaces de lograr esto; México es un muy buen ejemplo”, dijo Castilla. Colocar productos en el mercado que puedan verse influenciados por un dinamismo económico como el de EE.UU. (con alrededor de 25 mil millones de dólares en flujo de capital) resulta sumamente atractivo.

Actualmente, el intercambio comercial entre Perú y EE.UU. asciende a alrededor de 18,000 millones de dólares, un 20% del comercio de la nación latinoamericana. 10% del comercio con EE.UU. viene de California, eso es, alrededor de 1,800 millones de dólares anuales.

“Como región nos encontramos en la posición número ocho de las economías regionales más grandes del mundo. Como bloque comercial contamos con una dinámica interesante y una lista de 32 miembros que actúan como observadores de nuestras operaciones, tomando en cuenta que Panamá y Costa Rica están en proceso de convertirse en miembros de tiempo completo”, compartió el embajador.

El mercado integrado parece ser la tendencia global. “La integración física de telecomunicaciones, transporte y cadenas de suministro entre países permite que el flujo de capital sea evidentemente mayor”, explicó. Si se toma en cuenta que el 60% del Perú está cubierto en Jungla, entonces se vuelve crucial que la conectividad con el exterior sea más amena para que la situación geográfica de la nación no le impida prosperar con las dinámicas de comercio e infraestructura global. “Asimismo, es importante notar que la noción dividida que tiene EE.UU. de instrumentos como el Acuerdo Estratégico Transpacífico suele llevar a que no se aprovechen al máximo, y que sólo aquellos directamente involucrados vean un provecho que, en teoría, podría ser mucho mayor”.

“Aunque los aspectos que unen a los miembros de la Alianza del Pacífico no son tan directos como podría pensarse, es evidente que la liberalización de las barreras de comercio traerá grandes beneficios a las naciones que decidan adoptar esta modalidad”, aseveró. Para el diplomático peruano, armonizar el flujo de capital a través de nuevos elementos, como figuras portuarias más versátiles, demuestra que la integración y la infraestructura llevarán a metas más sólidas para Perú.

Antes de fungir como embajador de Perú en EE.UU., Luis Miguel Castilla se desempeñó como ministro de Economía y Finanzas de Perú, desde julio del 2011 a septiembre del 2014, durante la administración del presidente Ollanta Humala. Durante su gestión, implementó importantes reformas para atraer inversión extranjera directa a Perú, estimular el crecimiento económico, reducir la pobreza y fomentar el desarrollo económico y social. Castilla promovió una serie de reformas de segunda generación en las asociaciones público-privadas en infraestructura, la administración pública, las normas fiscales, los sistemas de pensiones, el desarrollo del mercado de capitales, de inclusión financiera, contratación pública y modernización del Estado, entre otras.

Be the first to comment on "PERÚ AVANZA EN SU INCORPORACIÓN EN LAS CADENAS DE COMERCIO GLOBAL"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*