México, poco preparado para recuperar su economía: IMCO

El Foro Económico Mundial ha publicado la edición 2020 de su reporte sobre competitividad global, en donde asegura que la crisis pandémica aceleró aun más los efectos de la cuarta revolución industrial en materia de comercio, habilidades, digitalización, competencia y empleo, y destacó la desconexión entre los sistemas económicos y la resiliencia laboral.

Este reporte se ha presentado a casi un año de iniciada la crisis sanitaria asociada al Covid-19, que rápidamente derivó en una crisis económica que el Fondo Monetario Internacional ha denominado el “gran confinamiento”.

En este proyecto, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) participó como socio local y en “reconocimiento de los extraordinarios eventos ocurridos en 2020 y del esfuerzo global unificado requerido para abordar la crisis de salud y sus consecuencias económicas”, como señaló el Foro Económico Mundial.

En atención a este contexto único, en la edición del presente año no se han difundido los rankings del índice de competitividad global, sino que se han ponderado las prioridades de los países para la recuperación y la reactivación económica. De tal manera que el reporte evalúa las características que ayudaron a los países a ser más eficaces en la gestión de la pandemia e introduce una métrica innovadora que permite identificar qué países están mejor preparados para una transformación económica, de acuerdo con el IMCO.

México, poco preparado

Si bien en este momento los esfuerzos de la mayoría de los países continúan centrados en enfrentar la crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19, de acuerdo con el IMCO, la coyuntura ofrece una oportunidad para transformar los sistemas económicos para que no solo sean productivos, sino para que también conduzcan a la sostenibilidad ambiental y a la prosperidad compartida.

Con la finalidad de medir estas capacidades, el FEM desarrolló una métrica que permite calcular el grado de preparación de un conjunto de 37 países para alcanzar tal transformación. Para ello, dicho análisis parte de la definición de once prioridades existentes y emergentes, que son divididas en cuatro áreas temáticas.

Dentro de esta evaluación, se aprecia que algunos países nórdicos, como Finlandia, Suecia y Dinamarca, encuentran entre los mejor preparados en la mayoría de las 11 prioridades identificadas por este marco y, en consecuencia, entre los más aptos para una transformación económica. Sus calificaciones, sin embargo, reflejan que incluso las economías más avanzadas en este sentido están aún lejos de obtener los máximos puntajes posibles en las distintas categorías evaluadas.

En esta comparativa, México se ubicó en el penúltimo lugar (36) en esta métrica (solo por encima de Turquía) al obtener 46.9 puntos de 100, lo cual refleja, en el análisis proporcionado por el IMCO, la poca preparación de México para lograr su recuperación económica y para adecuar o diseñar su sistema económico en el mediano plazo con el propósito de alcanzar una prosperidad sostenible e inclusiva.

Mediante su página web, el IMCO explica que dicha posición ocupada por nuestro país obedece a que se colocó entre las últimas seis posiciones en seis de las once prioridades analizadas. En particular, México ocupó la penúltima posición en dos prioridades: “Incentivar y ampliar las inversiones de largo plazo en investigación, innovación e invención que puedan crear nuevos ‘mercados del mañana’” y “garantizar que las instituciones públicas incorporen principios de gobernanza sólidos y una visión a largo plazo y generen confianza al servir a sus ciudadanos”.

Por su parte, la prioridad en la que mejor se posicionó fue en la relacionada con “pasar a una tributación mas progresiva, repensando cómo se grava a las corporaciones, la riqueza y el trabajo, a nivel nacional y en un marco de cooperación internacional”, al alcanzar el lugar 23 de 37.

Recomendaciones

Para lograr la transformación económica, el Foro Económico Mundial recomienda a los distintos países analizados, incluyendo a México, una transformación que comprenda cuatro áreas principales: el entorno propicio, el capital humano, los mercados y el ecosistema de innovación.

La primera área corresponde a priorizar y mejorar la prestación de servicios públicos, planificar la gestión de la deuda pública y ampliar la digitalización. En el mismo rubro, pero a más largo plazo, se recomienda recurrir a impuestos más progresivos, mejorar los servicios públicos y construir una infraestructura más ecológica.

En cuanto a capital humano, recomienda la realización de inversiones proactivas en nuevas oportunidades del mercado laboral, ampliar los programas de capacitación y reciclaje profesional, así como desarrollar redes de seguridad para ayudar a impulsar la recuperación.

En este sentido, se recomienda en un plazo más largo la actualización de los planes de estudios educativos, reformas a las leyes laborales y mejorar el uso de las nuevas tecnologías de gestión del talento.

En el caso de los mercados, sugiere introducir incentivos financieros para que las empresas participen en inversiones sostenibles e inclusivas, al tiempo que actualizan los marcos de competencia y antimonopolio. Finalmente, en lo correspondiente al ecosistema de innovación, la recomendación está centrada en ampliar la inversión pública en investigación y desarrollo; mientras la fomentan en el sector privado. A más largo plazo, es altamente sugerido que los países apoyen la creación de los “mercados del mañana” y motivar a las empresas a adoptar la diversidad para mejorar la creatividad y la relevancia del mercado.

Be the first to comment on "México, poco preparado para recuperar su economía: IMCO"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*