Distrito de Innovación Ensenada Motor para el crecimiento económico del estado

 

Read in English

En la edición anterior, Business Conexión ofreció a sus lectores el anuncio exclusivo de la firma de un importante acuerdo que canalizará la innovación al estado. Este acuerdo se firmó entre el museo Caracol en Ensenada y el Global Metropolis Institute. El mismo artículo hizo mención de las cuatro categorías de activos que crean un ecosistema de innovación cuando trabajan al unísono. El acuerdo en Ensenada abarca más que tan solo promover la innovación, es el embrión del concepto más amplio de un Distrito de Innovación. Business Conexión decidió investigar el tema para ayudar a sus lectores a comprender mejor el concepto, ya que será un motor crítico de crecimiento para el estado.

La Brookings Institution (uno de los principales think tanks de Washington) posiciona la innovación en el contexto de la evolución espacial impulsada por las necesidades de los innovadores en el siglo XXI. En el pasado, la naturaleza de sus aspiraciones era completamente diferente o, como Brookings lo define, los innovadores de ciencia y tecnología buscaban “corredores suburbanos de campus corporativos aislados espacialmente, accesibles solo en automóvil, con poco énfasis en la calidad de vida o en la integración del trabajo, vivienda y recreación”. Los Milenios y las generaciones subsiguientes perturban una vez más a una industria al exigir espacio vital de vida donde pueden caminar o usar bicicletas para llegar a sus destinos. Esperan una calidad de vida derivada de centros urbanos ambientalmente sostenibles definidos por la proximidad de sus lugares de trabajo a sus viviendas y centros de entretenimiento y actividad comercial.

Cientos de nuevas empresas establecidas en el Distrito de puertos marítimos del sur de Boston, creando un distrito de innovación dentro de una milla cuadrada.
(David Manfredi/Elkus-Manfredi)

Debido a que es difícil adaptar un próspero centro urbano a esta nueva definición, los distritos de innovación tienden a aplicarse a áreas que necesitan renovación o readaptación. La idea de un distrito de innovación como concepto de urbanización nació en Barcelona a finales de los años noventa. El desafío, en ese momento, se centró en un área llamada El Poblenou (El Pueblo Nuevo en español). Durante la revolución industrial, El Poblenou fue el epicentro de la industria catalana e ibérica. A finales del siglo XX, la mayoría de las industrias se habían mudado fuera del área, dejando edificios industriales vacíos en el corazón de la ciudad. Las autoridades locales esperaban que los juegos olímpicos de 1992 sirvieran para revitalizar El Poblenou mediante la construcción en este sitio de la villa olímpica. Como suele ser el caso, el desarrollo urbano basado en los juegos olímpicos a menudo no se materializa después de la ceremonia de clausura y el área se mantuvo estancada durante el resto de la década.

Líderes visionarios de la ciudad crearon una ordenanza a fines de la década para definir 200 hectáreas como una zona reservada para la innovación y, poco menos de 15 años después, los resultados son notables. El nombre del distrito es 22@ y la dinámica resultante de la concentración de activos de innovación en un lugar físico hoy en día equivale a la creación de 4,500 empresas nuevas y 66,000 empleos de alta tecnología.

Este éxito ofrece contexto a la visión del Global Metropolis Institute para Ensenada y otras ciudades en México. En su anuncio, el instituto definió un distrito de innovación como “una estrategia de desarrollo urbano que aspira a regenerar vecindarios o activos inmobiliarios de bajo rendimiento en un lugar deseable para empresas y trabajadores innovadores y creativos”. Según Christian A. Bertacchini, fundador del instituto, “un distrito de innovación nos permite concentrar todos los componentes de un ecosistema de innovación en una ubicación física que le da visibilidad a un concepto abstracto”. Con el tiempo, creará un entorno urbano donde el público puede mantenerse informado del avance de la ciencia y la tecnología y evita el efecto silo del pasado. Un entorno más abierto, a su vez, atrae a innovadores que buscan una mayor calidad de vida al alcance de su hogar y lugar de trabajo. Estos desarrollos urbanos no solo benefician a los científicos y tecnólogos locales, sino que también permiten a la ciudad atraer empresas internacionales en busca de talento u oportunidades de investigación únicas en Ensenada y el estado.

Ensenada, Baja California.

Queda por verse dónde se ubicaría exactamente el distrito en Ensenada. El Sr. Bertacchini admite que el panorama inmobiliario no es tan claro en Ensenada como en La Paz, Monterrey o la Ciudad de México (donde ya se han localizado activos físicos) y requerirá una visión de colaboración con la comunidad local y las autoridades.

El interés mostrado por Baja California y el valor asignado al estado como lugar para la ciencia y la tecnología es un signo alentador y debe motivar a los innovadores. Los estudiantes, profesores, investigadores e industrias ahora tienen una ventana a los mercados financieros y de consumo mundiales. Ese es un importante paso adelante para la economía local. El centro de innovación en el Museo Caracol está operativo, los especialistas ya están trabajando con proyectos prometedores y enfocando sus esfuerzos para definir estrategias ganadoras para nuestra comunidad científica. Business Conexión se mantendrá al tanto de la evolución del proyecto y mantendrá informados a sus lectores en cuanto a su progreso.

El Museo Caracol se ha unido oficialmente a la red de innovación GMI

Be the first to comment on "Distrito de Innovación Ensenada Motor para el crecimiento económico del estado"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*


Translate »