Pueblo sin ley

Ley es una norma establecida por una autoridad superior para regular, de acuerdo con la justicia, algunos aspectos de las relaciones sociales. Es una norma que nos dicta reglas a las cuales debemos someternos todos los habitantes del país, nos indica lo está que permitido y prohibido, y establece la forma en que debemos comportarnos en la sociedad para evitar conflictos y vivir en armonía y en paz.

En ese sentido, el Estado debe velar porque se respeten los derechos y obligaciones establecidos en la ley.

Lamentablemente la ley, siendo un ente femenino, es violada constantemente por los políticos que conforman nuestro Estado o gobierno. Los encargados de vigilar la correcta aplicación de la ley son en su gran mayoría gandallas, personas abusivas y con malas intenciones que se apoderan de lo que no es suyo.

Por desgracia en nuestro país no existe la necesaria división de poderes, y éstos se encuentran sujetos a la voluntad de las mafias políticas dueñas del país, quienes manejan las leyes a su antojo y ansias económicas.

No podemos dejar de mencionar a los poderosos sindicatos de distintas layas, y sus poderosos dirigentes que medran de sangrar a los trabajadores y patrones. Si las leyes tuvieran vigencia y se aplicaran correctamente, tendríamos las cárceles llenas de gobernadores y políticos corruptos y abusivos, que usan sus cargos mal habidos no para servir sino para servirse a ellos y a su parentela, amén de compadres y seguidores incondicionales.

No existe un país en donde sus gobernantes no usen sus cargos para beneficiarse, pero casi todos los países tienen leyes que controlan a sus ciudadanos civiles y políticos, y si éstos cometen algún desmán acaban en la cárcel, y no premian a los pillos con una embajada o cualquier otra canonjía, donde puedan seguir medrando.

Cambiando de tema, queremos referirnos a unas aberrantes declaraciones de nuestro ínclito presidente municipal, quien manifestó que pretende replantear las construcciones verticales en nuestra ciudad.

¿No habrá alguien que lo lleve a la vecina ciudad de San Diego para que vea como crece hacia arriba una ciudad con una economía pujante, y alguien con sentido común que le diga al oído, ‘no sigas metiendo la pata’?

Be the first to comment on "Pueblo sin ley"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*